2018

ABEL BENT├ŹN - BLACK PAINTINGS
































Para Bentín, la historia es perpetuamente una ficción. Su trabajo impulsa a repensar en los sistemas de visualización, ya que se relaciona directamente con la representaciones del clasicismo Europeo en el imaginario Latinoamericano. La obra en si es un intento de manipular estas formas de representación, de forma irónica. Bentín hace uso del cartoon, trasladándolo al mármol, al lienzo y al bronce para subvertir las expectativas del observador que se observa al objeto de manera pasiva.

El uso de símbolos abiertamente reconocibles e identificables como de América del Norte, particularmente de Disney, astutamente combinados con bustos y figuras del neoclasicismo recuerda un tema que persiste en la obra de Bentín, el cuestionamiento al buen gusto y al ideal estético Latino. La carga política del proceso de colonización de la estética, esta vez por el gigante conglomerado Norteamericano, y dirigida principalmente a una audiencia infantil, reemplaza y somete al ideal anterior Europeo, imponiéndose de manera violenta. Ese proceso, no fue casual y tiene detrás un intento voluntario de generar vínculos y empatía con el observador.

Personajes como Mickey Mouse han tenido una presencia evidente en América Latina desde sus inicios. Sin embargo la influencia de la corporación Disney en la región recibió un énfasis especial a vísperas de la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, momento en que surge una especial preocupación por detener la influencia de corte fascista que empieza a surgir en los países del sur. Estados Unidos busca entonces promover la amistad panamericana como parte de la política del Buen Vecino de la administración Roosevelt. Hollywood fue una de las herramientas utilizadas y se despacharon celebridades a visitar países Latinos a la vez que estudios de cine empiezan infundir temas regionales en sus películas. (1)

El lado oscuro de esa polinización intercultural, esta fusión violenta de referentes es para Bentin una rebelión ante las formalidades, e incluso las reglas para hacer buen arte. Son la demostración de un artista que busca libertad de creación absoluta, tan lejos de manuales de estética como de libros para leer el arte contemporáneo. Las pinturas en gran formato, presentan símbolos que aluden al arte clásico, a la cultura de consumo, así como otras características típicas de la cultura contemporánea occidental. Bentín resuelve esta crospolinización cultural, a través del trazo en forma de cartoon, con el cual alude a la sátira como punto de partida mientras que convierte los lienzos en grandes afiches de propaganda.

(1)https://www.kcet.org/shows/artbound/how-to-read-el-pato-pascual-latin-americas-dialogue-with-disney