2016

IGNACIO NOGUEROL - EMPIREO




















EL LENGUAJE PRIVADO DE IGNACIO NOGUEROL EN EMPÍREO

Empezar con el bastidor y la tela; esta última se arruga hasta formar un pequeño montículo de pliegues que parecen ropa sucia (Noguerol dixit). Luego, usando un compresor, pintar la tela con una dilución de acrílico negro en agua. Una vez seca la tela, se tensa sobre el bastidor con una engrapadora y algunas pinzas. Nos queda una superficie intervenida y el artista nos propone que la imagen que emerge sobre esta, representa el territorio desértico que sostiene y rodea a la ciudad de Lima.

La tela se vuelve mapa, el mapa se vuelve documento. Utilizando masking tape, se crea sobre el desierto una serie de líneas que determinan fronteras entre dos desenlaces: a un lado la arena descansa tranquila, al otro vemos las huellas de una gran conquista. Moderna, gestual y pictórica.

El resultado sugiere proceso, al menos el orden: hay turquesa, rosado y negro. Luego un acto violento expresado en fricciones de las que surgen manchas blancas que el artista acusa de seminales. La conquista del territorio como fecundación, el gesto del artista como acto sexual.

Finalmente, sobre toda esta maraña de representaciones llega el orden geométrico. Una estructura blanca, pura y recta se levanta sobre el territorio como un gran logro arquitectónico, impone su orden como el progreso económico, tapa sin esfuerzo las huellas del conflicto. El artista las comprende como evidencias de la composición, aquellas que suelen ocultarse para no revelar que todo el gesto heroico del artista es un artificio académico.

El cuadro es un mapa y el mapa es un documento

Ignacio Noguerol ha hecho un interesante esfuerzo por comprender la historia de Lima y plantear una serie de imágenes que aparecen como resultado de un proceso metabólico de información y vivencias personales. Es decir, los cuadros que podemos ver en esta exposición son en realidad superficies o quizá la portada de un escenario subyacente que se cuenta con un lenguaje propio. Una historia sobre Lima: la conquista del territorio, las culturas y el sincretismo.

Es lenguaje en tanto podemos discernir en todas las obras ciertas recurrencias (códigos) diseñadas para evocar un significado. El artista ha creado un lenguaje privado y lo más problemático de su obra radica en socializar su código al espectador sin resultar demasiado tutelar.

Propongo como alternativa una aproximación a la exposición Empíreo que no sea una lectura sino una experiencia. Es decir, rechazar por un momento la búsqueda del significado para privilegiar la comprensión sensorial. ¿Qué nos dice la propia materialidad del trabajo? Nos muestra pigmentos como el turquesa, rosado, negro y blanco. Nos muestra una serie de gestos orgánicos y texturizados que van del cuerpo del artista hacia la superficie que hemos aceptado como territorio por su simulación de una imagen aérea ¿Qué hacen dichos pigmentos sobre la imagen del desierto? La invaden y la habitan.

Luego está la práctica misma del trabajo del artista. Sabemos que toda exposición es una puesta en escena, por lo tanto, nadie entra en una exposición desprevenido ante la emergencia de un discurso, sea concreto o nebuloso. Por esta razón, los materiales antes descritos necesitan participar de algún discurso, aun cuando el artista o el curador han decidido reducir al mínimo la información ofrecida. La clave entonces está en conectar el discurso que percibimos en el escenario expositivo con la experiencia sensorial que ofrece.

En Empíreo, el artista nos habla de pintura; presenta el medio como vehículo de un discurso sobre la ciudad de Lima, sobre la historia y su configuración territorial sobre un desierto que aún lo envuelve. Además, expone la sangrienta colonización del espacio y sugiere al progreso como una virilidad invasora.

Por último, me gustaría señalar dos elementos que me parecen significativos respecto a esta exposición. Primero que Ignacio Noguerol tiene su taller en la parte posterior de la galería. Cuando se descubre esto se comprende mejor la sencillez en el montaje: el artista está cerca y los límites del taller se extienden por toda la galería. En segundo lugar, vale la pena acompañar la visita a la exposición explorando los medios digitales del artista: Tumblr, Instagram y SoundCloud.

Carlos Zevallos Trigoso